Aviso y Recomendación
Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.
Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Resumen Ejecutivo

El Segundo Informe Señales de Competitividad de las Américas (SCA) es producto de la colaboración de las Autoridades y Consejos de Competitividad de las Américas y de las instituciones que apoyan la labor de la Red Interamericana de Competitividad (RIAC). Está compuesto por dos secciones principales, una en la que se ofrece un panorama sobre la infraestructura, los retos y oportunidades que enfrentamos como región; y otra, que incluye más de sesenta experiencias de los países e instituciones relacionadas con los diez principios generales de competitividad.


El Decálogo de Competitividad forma parte del Consenso de Santo Domingo aprobado por representantes de treinta países en octubre de 2011, durante la Reunión Anual de la RIAC. La Reunión tuvo lugar enel marco del V Foro de Competitividad de las Américas (FCA) en la República Dominicana y acogió el Consenso y sus principios como un elemento central de la visión 2020 para las Américas.


La Secretaría de Asuntos Económicos y Competitividad del Ministerio de la Presidencia de la República de Panamá, como Presidencia Pro Témpore de la RIAC y anfitrión del VII FCA, eligió el principio de infraestructura como prioridad para el año 2013. Por ello, las institucionesque apoyan los trabajos de la RIAC y otros colaboradores han preparado contribuciones especiales para el informe, la mayoría enfocándose en el tema central del VII Foro de Competitividad de las Américas: “Infraestructura y Tecnología: Moldeando los Países de Hoy”.


Las instituciones multilaterales/académicas que contribuyen documentos técnicos y experiencias para el Informe son la Comisión Económica para América Latina y el Caribe- CEPAL, El Tecnológico de Monterrey, el Banco Centroamericano de Integración Económica-BCIE, el Banco de Desarrollo de América Latina- CAF, y el Programa Compete Caribbean.


El Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC) de Chile y Orkestra - Instituto Vasco de Competitividad- Deusto Business School, y Barbara Kotschwar del Peterson Institute of International Economics (PIIE), también elaboraron documentos sobre infraestructura.


Algunos de los expertos expositores del Foro de Competitividad de las Américas en Panamá que ofrecen insumos a través de entrevistas para esta sección son el especialista internacional en Educación Superior, Sr. Jamil Salmi; el Director del Programa de Políticas Metropolitanas de la Institución Brookings, Sr. Robert Puentes; el Rector de la Escuela de Negocios de INCAE en Costa Rica, Sr. Arturo Condo; el Presidente Nacional de Transporte y Logística del Georgia Tech, Atlanta, Sr. Chelsea White; y el Subadministrador del Canal de Panamá, Sr. Manuel E. Benítez.


La contribución de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que las inversiones en obras de infraestructura contribuyen a incrementar la cobertura y la calidad de los servicios públicos, el acceso a los mercados de bienes e insumos, y el bienestar general. Por lo tanto, el desarrollo de la infraestructura, constituye un elemento central del sistema económico y territorial de un país. La CEPAL confirma que la reducción de las inversiones en infraestructura en la región ha provocado un creciente rezago en la dotación de servicios de infraestructura y conexos, y salvo el sector de telecomunicaciones, la prestación de servicios se ubica por debajo de los países desarrollados y otras economías emergentes. El resultado de este retraso se transforma en una reducción de la productividad de los agentes económicos y la competitividad de las industrias y economías de la región. Entre los principales desafíos para América Latina y el Caribe se encuentran la falta de integralidad en el abordaje de las políticas respecto a la infraestructura y los servicios, los obstáculos institucionales y regulatorios, la ausencia de criterios de sostenibilidad, y limitaciones en acceso a financiamiento, así como la falta de alianzas público-privadas efectivas.


El TEC de Monterrey indica que el desarrollo y competitividad de las economías latinoamericanas no podrán tener bases sólidas sostenibles en el largo plazo sino cuentan con una infraestructura viable, funcional y sustentable. Se argumenta que el verdadero sentido de la infraestructura deberá centrarse en su función. La infraestructura en ese contexto es clave no sólo para el crecimiento económico, si no por su impacto en la superación de la pobreza y la desigualdad. Como parte de las estrategias para resolver las necesidades en material de infraestructura, el TEC recomienda invertir en la infraestructura “suave”, es decir en el desarrollo institucional y el capital humano, como una parte integral de la infraestructura para avanzar de la mano de las inversiones en grandes obras.


El Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC) de Chile destaca que los sistemas tecnológicos que conocemos como infraestructura son las estructuras sobre las cuales se ordena la vida colectiva de las personas. Siempre que las tecnologías evolucionan generan posibilidades de crecimiento y oportunidad para algunos actores mientras que producen pérdida de poder u obsolecencia para otros. La reflexión del CNIC nos indica que cualquier proyecto de infraestructura hoy en día tendría que venir acompañado de un mayor grado de consciencia sobre el impacto de la obra y las tecnologías en la vida de las personas y del planeta. De ahí la importancia de, más allá de resolver los problemas técnicos, hay que hacerse cargo también de las preocupaciones humanas, de las implicaciones para la convivencia, para el medio ambiente y las transformaciones del entorno. Entre las consideraciones del CNIC se encuentran propuestas de cambios fundamentales en la política, en la forma de entender y desarrollar la tecnología, en el tipo de educación para los ingenieros. El fin debería considerar nuevas formas de aprender y generar desarrollo a partir de esquemas más ligados a las preocupaciones y los valores de las comunidades.


Barbara Kotschwar del Peterson Institute for International Economics (PIIE) ofrece una visión comparada entre las condiciones de desarrollo de la infraestructura en América Latina y el Caribe y algunos países de Asia, y proporciona evidencia sobre el impacto que los costos y deficiencias en infraestructura representan en términos de comercio para los socios regionales. Discute tres importantes roles para la infraestructura: como una plataforma de desarrollo, como un factor en la promoción del comercio, y finalmente como potenciador de la competitividad, especialmente para las MIPYMES. Entre las conclusiones indica que una infraestructura inadecuada es un obstáculo al comercio, al crecimiento y a la competitividad.


ORKESTRA-Instituto Vasco de Competitividad se refiere a las infraestructuras del conocimiento, caracterizando la innovación como un proceso social. El documento se centra en dos elementos clave: la producción y difusión del conocimiento; y en la educación, formación y generación de habilidades. Sobre el rol de las Universidades en el proceso de innovación, se indica que además de educar e investigar, su tercera misión de transmisión de conocimiento, ha evolucionado hacia actividades de transferencia de tecnología, creación de empresas, gestión de propiedad intelectual y conocimientos. Se recomienda que las universidades en los países emergentes o en vías de desarrollo tengan una estrategia diferenciada, con base en perfiles ajustados a las estructuras económicas o empresariales del país o de la región. Entre el nuevo tipo de instituciones de investigación que han aparecido recientemente se encuentran organizaciones más flexibles, con especialistas interdisciplinarios y centradas en el objetivo de resolver problemas concretos y no preocupadas por el avance del conocimiento en si mismo. Las infraestructuras del conocimiento constituyen una parte clave de todo sistema de innovación.


La sección editorial del informe cuenta también con entrevistas con distinguidos expertos en temas de infraestructura, educación y logística, quienes aportan sus ideas para el VII Foro de Competitividad de las Américas. El Sr. Jamil Salmi destaca que no hay universidades de clase mundial en América Latina o el Caribe, ni excelencia en la enseñanza, ni en la investigación y producción científica. Identifica la gobernanza de las universidades públicas como uno de los grandes retos y recomienda enfocarse en la formación de talento, y de transformar las modalidades de enseñanza y aprendizaje para mejorar la calidad. El Director del Programa de Políticas Metropolitanas de la Institución Brookings, Sr. Robert Puentes, reflexiona sobre la importancia de que la infraestructura se desarrolle al servicio del crecimiento económico y la prosperidad; explica el concepto de fluidez global de las zonas metropolitanas y ofrece recomendaciones sobre cómo promover la competitividad a través de la planificación urbana. El Presidente Nacional de Transporte y Logística del Georgia–Tech, Chelsea White, analiza la evolución de las cadenas de valor y el posicionamiento de los países de las Américas en el mundo en términos de logística y competitividad. Discute también la importancia de atraer y retener talento creativo como una estrategia de desarrollo económico. El Rector de la Escuela de Negocios de INCAE en Costa Rica, Sr. Arturo Condo, destaca que las tres principales debilidades de la educación en América Latina y el Caribe son la “calidad, calidad y calidad” en tres dimensiones; ofrece propuestas de como experimentar con nuevas formas de gobernanza en las escuelas a través de una mayor “localización” de la gestión y el involucramiento de los padres de familia y las comunidades. Ofrece también algunas reflexiones e ideas de porqué los emprendedores no son un modelo o un “héroe” en la concepción social y profesional de los países de la región. El Subadministrador del Canal de Panamá, Sr. Manuel E. Benítez, comenta sobre el impacto que la ampliación del Canal de Panamá va a generar en el comercio y logística internacional, además de compartir algunas lecciones que Panamá ha ido acumulando como parte del aprendizaje y experiencia que se han generado con el proyecto de ampliación del Canal de Panamá.


Otras instituciones de la RIAC han contribuido experiencias sobre mejores prácticas que se integran a los perfiles de programas que los países de la RIAC han seleccionado y que se describen en la segunda sección del presente Informe. CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina comparte una actualización sobre su Programa de Ciudades Competitivas en Cuenca, Ecuador, Fortaleza en Brasil y Barranquilla, Colombia, ciudades en que, con base a estrategias de desarrollo productivo y alianzas público-privadas, se logran avances sustantivos en innovación y emprendimiento.


El Programa Compete Caribbean describe los más recientes desarrollos sobre su experiencia en el diseño de un esfuerzo de coordinación entre donantes para atender prioridades en materia de competitividad en el Caribe y sus importantes resultados alcanzados hasta el momento.


El Proyecto Mesoamérica contribuye una iniciativa desarrollada con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) denominada LAC Flavors, principalmente involucrando la promoción del comercio en el sector agro-alimenticio para las PYMES de la región mesoamericana.


La Comisión Interamericana de Puertos (CIP) presenta un grupo de iniciativas y experiencias en seis países de la región enfocadas en la promoción de la competitividad portuaria.


El Proyecto OEA/ARTCA comparte esfuerzos de colaboración científica y tecnológica para promover la educación y la innovación colaborativa en las Américas.


La sección sobre “Experiencias en las Américas” de este Informe ofrece un resumen general de las iniciativas desarrolladas por dieciocho países: Belice, Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Grenada, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Suriname, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, y Uruguay.


Las experiencias que se incluyen en esta sección se refieren a los 10 Principios Generales de Competitividad, y en particular con el tema central del VII Foro de Competitividad de las Américas, principio número cinco referente al desarrollo de la infraestructura – intra e inter-países- moderna y eficiente.


Las experiencias presentadas por los países se agrupan en cinco subsecciones: (i) Infraestructura; (ii) PYMES, Innovación y Emprendimiento; (iii) Desarrollo de Capital Humano; (iv) Marco Regulatorio, Clima de Negocios y Comercio; (v) Energía.


En general, el contenido resumen que se ofrece de cada experiencia alude a su objetivo principal, relevancia, resultados y destaca las oportunidades concretas de colaboración que existen con otros Miembros de la RIAC. En cada experiencia se señala lo que cada institución puede ofrecer (por ejemplo: compartir información, asistencia técnica, o expertos); y lo que sería deseable recibir de parte de otros países (por ejemplo: conocimiento sobre experiencias similares, metodologías exitosas que añadan y/o complementen componentes de los programas, etc.). Este proceso busca aumentar el impacto de los proyectos en cada país y retroalimentar de forma conjunta el trabajo y mecanismos que aseguren el éxito de las iniciativas de cooperación regional.

INSTITUCIONES DE APOYO DE LA RIAC
PRESIDENCIA PRO TEMPORE
SECRETARÍA TÉCNICA DE LA RIAC
CON EL APOYO FINANCIERO DE

© 2014 RIAC - info@riacreport.org